Noticias

Exposición abril-mayo 2009

 

ESPEJO DE LO SAGRADO

Con motivo del Cincuentenario de la Provincia Eclesiástica de Chihuahua, la Comisión encargada de los festejos, instituida por los Excelentísimos Señores Obispos de la Provincia, ha propuesto esta magna exposición fotográfica de Libertad Villarreal, complementada con algunas piezas litúrgicas  del uso cotidiano de la Iglesia de antaño. Piezas poco conocidas por la mayoría de la gente, y que hoy pueden admirarse en el espléndido marco de Casa Chihuahua, Centro de Patrimonio Cultural, que tuvo a bien dar cabida e impulsar esta exposición.

Y aunque cincuenta años no son muchos todavía en el marco general de la historia, sí son suficientes para reflexionar, como Iglesia y sociedad, cuál ha sido el caminar de la Iglesia, en esta parte del Norte de México llamada Chihuahua.

Espejo de lo Sagrado es el reflejo de algunos destellos, no sólo del caminar de la Iglesia en Chihuahua, sino también, y sobre todo, del maravilloso paisaje, en el cual se da realidad nuestra existencia.

Son muchísimos los templos antiguos del estado de Chihuahua y cada uno tiene una historia que contar”, nos lo recuerda Clara Bargellini quien, junto con Libertad Villareal,  se han dado a la tarea de registrar y difundir, en los más prestigiados foros nacionales e internacionales,  el gran legado del patrimonio virreinal de la basta Provincia de Chihuahua.

Esta “Herencia desconocida”, como la da a llamar Bargellini, se asoma de nuevo en este Espejo de lo Sagrado que es, tanto el paisaje natural, como las obras artísticas y monumentales, que los hombres han construido en su afán por acercarse y responder a lo Sagrado.

Un espejo refleja también la realidad, y su reflexión no siempre es la que nos gustaría ver de nuestra vivencia cotidiana y de lo que hemos llegado a ser. Nos hace sorprendernos también de aquello en lo que nos ha faltado más empeño por cuidar o preservar. Un espejo es entonces una ayuda para reparar en lo que no hemos mirado con la suficiente contemplación, que repara y reordena la imagen de lo sagrado en nosotros y en nuestra tierra.

DalmáticaLas piezas litúrgicas con las que se ha complementado esta exposición, son el ropaje más íntimo que se acerca al núcleo de lo que a Iglesia celebra en sus sacramentos. A partir de estos, se expande el resplandor que proviene de Cristo Resucitado, Cabeza de la Iglesia, y cuyo resplandor glorioso va embelleciendo de dentro hacia fuera, primero los corazones y luego hasta llegar a los objetos litúrgicos, pinturas y esculturas sacras, espacios sagrados y templos.

Esta exposición es, pues, una pequeñísima muestra del tesoro que llevamos en vasijas de barro.

Paulo Medina